Saltar al contenido

Beneficios del Ácido Azelaico para la Piel ¡Guía!

Esta es una sustancia de una procedencia natural que viene en varios cereales como el trigo, el centeno o la cebada. Posee propiedades medicinales que lo hacen efectivo para el tratamiento de distintos problemas de la piel.

         

Este compuesto está disponible en productos comerciales en forma de gel, espuma y crema. Generalmente el ácido azelaico se utiliza para el tratamiento del acné, pero no suele ser recomendado por un profesional.

Propiedades y beneficios del ácido azelaico

Principalmente, el ácido azelaico posee propiedades antiinflamatorias y antibacterianas. Esto hace que sea eficaz para limpiar los poros de las bacterias que causan el acné y, también, combatir otros problemas como la rosácea o la piel sensible. Las siguientes son las principales propiedades del ácido azelaico.

Antiinflamatorio

Este posee la propiedad de eliminar los radicales libres y de frenar o reducir las cascadas inflamatorias; estas últimas son procesos que se dan todos los días en las células. Debido a ello, este compuesto disminuye la inflamación de la piel y atenúa los efectos provocados por la exposición al Sol.

Antibacteriano

Otra de las más importantes propiedades de esta sustancia es su efecto bactericida. Evita la proliferación de microorganismos que causan infecciones cutáneas como los comedones o el acné. Es de amplio espectro; es decir, ataca diferentes tipos de bacterias y, a diferencia de los antibióticos, no provoca resistencias en esos gérmenes.

Queratolítico

En la capa superficial de la piel, o epidermis, existe queratina y esta se compone de células llamadas queratinocitos. Cuando se acumulan, crean durezas y pueden dar lugar a verrugas o callos. El ácido azelaico ayuda a restar el grosor de esas zonas con mucha queratina, que, a su vez, reduce la obstrucción de los poros.

Despigmentante

El pigmento que le da color a la piel se conoce como melanina y por acción de una enzima llamada tirosinasa puede generar manchas. El ácido azelaico inhibe la acción de esa enzima. Además, a diferencia de otros productos, tiene una acción selectiva, significa, que solo opera sobre las zonas hiperpigmentadas y no sobre las normales.

Antiseborreico

Esta es una de las propiedades fundamentales del ácido azelaico. Su acción lleva a reducir la producción natural de sebo, lo cual evita la acumulación de grasa en los poros y previene o corrige la aparición del acné. Lo mejor es que no genera problemas para las personas con piel sensible.

 
 

Usos del ácido azelaico

Este se emplea para tratar los brotes activos de acné y las cicatrices creadas por este problema. Ayuda a combatir las bacterias, reduce la queratinización presente en los puntos negros o comedones y disminuye las manchas que quedan como secuela del acné.

Este compuesto se emplea en los casos acné leves o moderados. En todo caso, no sería aconsejable para los casos severos. Este ácido también se suele incorporar como parte del tratamiento de otras afecciones:

  • Rosácea. Puede reducir la inflamación y la visibilidad de los vasos sanguíneos.
  • Hiperpigmentación de la piel. Toda lesión inflamatoria en la piel deja una mancha más o menos visible, de color oscuro. El ácido azelaico contribuye a reducirla.
  • Son manchas de color marrón que aparecen en la piel. El ácido, o los productos a base del mismo, ayudan a despigmentar esas zonas y a aclarar la piel de forma natural.

¿Cómo debe usarse?

Este ácido viene en forma de crema, gel o espuma, el producto trae impresas las instrucciones de uso. Generalmente, se aplica dos veces al día: una en la mañana y otra en la noche. Es recomendable hacerlo siempre a la misma hora para potenciar su resultado.

Las instrucciones de la etiqueta deben seguirse correctamente, en especial en lo que tiene que ver con las cantidades. El producto no debe entrar en contacto con los ojos, ni con la boca. Si esto ocurre, retirarlo con agua abundante. Lo más aconsejable es seguir estos pasos:

  • Antes de aplicar el producto, lavar bien la piel y secar suavemente con una toalla.
  • Si viene en espuma, hay que agitar el frasco con energía antes de usarlo.
  • Aplicar una capa delgada sobre el área afectada y masajear con suavidad.
  • Si el producto viene en espuma, lo indicado es aplicar sobre todo el rostro y masajear con cuidado.
  • Lavarse bien las manos después de aplicar el medicamento.
  • Una vez se haya absorbido, es posible ponerse maquillaje encima.

Efectos secundarios

En diferentes personas el ácido azelaico puede provocar algunos efectos secundarios. Los más comunes son la sensación de ardor u hormigueo, la descamación, el enrojecimiento o la irritación en la zona en donde se aplicó el producto.

Existen ocasiones en los que aparecen otros efectos no tan comunes como los siguientes:

  • Inflamación.
  • Dolor o sensación de opresión en las articulaciones.
  • Dificultad para respirar.
  • Si se presenta cualquiera de esos efectos secundarios, lo adecuado es suspender de inmediato el uso del producto y consultar con el médico.

Contraindicaciones del ácido azelaico

El uso del ácido azelaico no se recomienda aplicarlo en los niños menores de 12 años. Debe evitarse el contacto de ese producto con los ojos, la boca y otras zonas. Cualquier reacción alérgica implica una contraindicación de su utilización.