Saltar al contenido

¿Champú en Seco? Cómo Utilizarlo y sus Beneficios

Este es un producto que ayuda a limpiar el cabello sin necesidad de usar agua. Se utiliza para asear el pelo cuando no es posible acudir al baño convencional o no se desea hacerlo por algún motivo.

         

Los ingredientes del champú en seco tienen la formula para eliminar la grasa, las impurezas y el mal olor que a veces se juntan en el cuero cabelludo. También hay personas que afirman que este producto facilita el peinado. El champú en seco permitiría que no haya necesidad de lavar el pelo tan seguido y, aún así, tener un aspecto limpio, brillante y vigoroso.

Ventajas de usar el champú en seco

Existen varias ventajas del champú en seco y por eso es un producto que se ha hecho famoso en los últimos años. El primer beneficio es que permite realizar una limpieza rápida cuando sea necesario. Otras ventajas de usar el champú en seco tienen que ver con evitar lavar el cabello con mucha frecuencia, ya que esto puede resecarlo en exceso.

De la misma forma, lo hace más manejable facilitando el peinado, sin dañar ni deteriorar los folículos si se utiliza con moderación. Esto es porque absorbe los excesos de grasa acumulados en el cuero cabelludo.

Tipos de champús en seco

Es importante mencionar que este producto viene en diferentes presentaciones. Las más habituales son las siguientes:

  • En polvo: es parecida al talco y se aplica sobre las raíces para eliminar el exceso de grasa.
  • Crema: se aplica sobre toda la cabeza y produce un resultado más natural que, además, facilita el peinado. No es conveniente para el cabello graso.
  • En aerosol: se coloca sobre las raíces. El difusor ayuda a que se distribuya de manera más homogénea que con otros métodos.
  • Para cabello teñido: añade un toque de color para cubrir las imperfecciones o irregularidades del tono.
  • Ecológico: posee ingredientes naturales que ayudan a proteger tanto el cabello como el medio ambiente.

Método de aplicación recomendado

El método correcto para aplicar este tipo de champús comprende tres fases: aplicación, fijación y cepillado. El proceso toma entre 15 y 25 minutos. Lo que debes realizar es lo siguiente:

 
 
  • Si empleas champú en seco en polvo o aerosol, aplícalo solo en el cuero cabelludo y en aquellas partes que se vean con mucha grasa o suciedad. Si utilizas cremas, aplícala en el cuero cabelludo y luego extiéndela por todo el cabello.
  • Cuando uses aerosol, aplica el producto a unos 15 centímetros de distancia.
  • Si deseas conseguir un poco más de volumen, coloca más producto en la raíz del cabello.
  • Es importante mover el cabello con los dedos a medida que aplicas.
  • Deja trabajar el producto por un tiempo de entre 5 y 15 minutos, a menos que la etiqueta sugiera algo distinto.
  • Luego de ese intervalo, masajea con suavidad el cuero cabelludo y luego cepíllate el pelo para remover los residuos. En este último paso puedes emplear secador, pero siempre en frío.

El momento correcto para aplicarte el champú en seco es antes de ir a dormir. Ya que, ayuda a que se absorba mejor el sudor que puede surgir durante la noche, por otro lado, en la mañana solo tendrás que darte un pequeño retoque y peinarte normalmente.

Principales desventajas de usarlo

Pero no todo es bueno con este champú seco. En primer lugar, debes recordar de que este no es un champú real, en el sentido estricto de la palabra. Por ello, no limpia tu cabello.

De la misma forma, no olvides que estos productos, en especial los que vienen en aerosol, pueden contener componentes que dañan tu folículo piloso. Generalmente, algunos contienen alcohol.

Si lo usas con demasiada frecuencia o no te lavas el pelo de manera convencional por mucho tiempo, existe el riesgo de que se obstruyan los folículos pilosos. Esto puede generar una infección llamada foliculitis. También puede ocasionar caspa o una inflamación como la dermatitis seborreica.

Cuidados frente al champú en seco

Es importante ver si el champú en seco que empleas no posea amianto. Este es un componente que está presente en productos en polvo, como talcos. El amianto se ha relacionado con algunas formas de cáncer cuando la exposición es larga por parte de las personas.

Existen teorías que el uso de este tipo de artículos en combinación con el calor generado por el secador es dañino para el cuero cabelludo, ya que, lo reseca mucho. Para que no tengas problemas, es recomendable utilizar el champú en seco moderadamente.