Saltar al contenido

¡Consejos para Limpiar tu Rostro según tu Tipo de Piel!

En esta ocasión, te presentamos diferentes consejos para limpiar el rostro según el tipo de piel que pueden facilitar este proceso, para ello, hay que recordar que la limpieza facial origina la salud y el bienestar. Más allá de los resultados estéticos, de esta forma se remueven trazas de suciedad, bacterias y grasa.

         

Limpiar el rostro es necesario, pero es importante en aquellas personas que suelen maquillarse. Los productos cosméticos suelen impedir que la piel respire y, al no tomar medidas preventivas, también se promueve la aparición de arrugas y otros signos de envejecimiento precoz.

¿Por qué hay diferentes tipos de piel?

El aspecto principal se basa en la genética; cada persona tiene una predisposición física según los genes heredados de los padres.

Un estudio sobre la piel sensible señala que a este componente genético se añaden otros factores extrínsecos, como el uso de maquillaje o productos de aseo no adecuados, y los cambios medioambientales como el frío, el calor, el sol y el viento. Existe una influencia de la alimentación, del consumo de hormonas como los anticonceptivos y otros medicamentos.

Consejos para limpiar el rostro

Ahora sabes más del porqué debes limpiar tu rostro con frecuencia, veamos los consejos específicos para que hagas la limpieza según tu tipo.

Piel grasa

Esta es la que tiene más predisposición a acumular sebo. Por ello, es habitual la aparición de granos, puntos negros y espinillas. Por esta razón, necesita un gran proceso de limpieza para mantenerse libre de bacterias, evitando el acné.

Te presentamos algunos consejos para limpiar el rostro que debes seguir correctamente:

  • Exfoliación: permite remover las células muertas y, con ello, las impurezas presentes en la capa más superficial. Este proceso debe hacerse entre 1 y 2 veces por semana. Aunque no suele ser confiable para muchas personas, pues métodos antiguos podían lacerar, investigaciones han demostrado que hay productos suaves para seleccionar.
  • Limpieza facial: emplea un limpiador facial suave como el agua micelar dos veces al día, en la mañana y en la noche. Si utilizas maquillaje, este será un paso que no debes olvidar.
  • Hidratación: la piel grasa o con acné no necesita ser hidratada. De hecho, algunos tratamientos para disminuir la producción de grasa pueden resecar demasiado el rostro y dañar la barrera natural. Por ello, es recomendable nutrir e hidratar la piel con productos suaves y que posean aceites.

Piel seca

Este tipo de piel seca tiene su origen en la exposición al clima frío o muy caliente, así como a la baja humedad o los constantes baños con agua de temperatura elevada. Aunque no es un dolor grave, si los consejos que te brindamos no te dan resultados, consultar a un dermatólogo.

  • Limpia con agua tibia: limpiar el rostro con agua muy caliente y por mucho tiempo resecará la piel, y remueve los aceites naturales. Por ello, es mejor lavar agua tibia o fría.
  • Usa limpiadores suaves: el uso de jabones ásperos también puede alterar la piel y resecarla. Emplea limpiadores suaves, geles de baño humectantes o jabones específicos para la cara que tengan aceites hidratantes.
  • Humecta siempre: luego de seguir estos tips para limpiar el rostro aplica un humectante. Sécate la cara de manera suave y aplica tu producto; esto te ayudará a retener el agua natural de la piel. Los mejores son los que poseen glicerina, estos aportan a restaurar y mejorar la función de la barrera de protección.

Piel mixta

Generalmente los que tienen piel mixta suelen retener grasa en la llamada zona T, significa, frente, nariz y mentón. El resto del rostro tiene resequedad. En estas situaciones hay que mezclar un poco los consejos que se brindaron antes.

  • Limpieza: específicamente en la zona T deberás emplear un limpiador que mantenga a raya la acumulación de grasa. Utiliza agua micelar o un tónico. En el resto de la cara emplea productos de limpieza muy suaves y con factor humectante.
  • Exfoliación: este tipo de piel también puede exfoliarse, pero utiliza un producto poco abrasivo, como las mascarillas de arcilla. Aplica con movimientos suaves en las partes resecas para evitar irritaciones.

Piel normal

La piel habitual es la de ensueño: suave, sin grasa y rosada. Aunque se vea ideal, también es importante cuidarla y brindarle un buen proceso de limpieza. Toma nota de los siguientes tips:

 
 
  • Limpieza: para el método de limpieza del rostro de tipo normal emplea agua tibia y nada de agua caliente. Limpia con jabones especiales que mantengan en equilibrio el pH.
  • Hidrata: para conservar la barrera que hace que este tipo de piel brille con naturalidad y salud, hidrata el rostro después de la limpieza con productos que posean beneficios naturales, como el coco y el aguacate.

Piel sensible

La piel sensible se enrojecerse y eleva su temperatura de manera sencilla. Suele irritarse, genera comezón y erupciones. Las personas que tienen este tipo deben utilizar siempre productos hipoalergénicos que eviten daños graves en la superficie:

  • Limpieza: aunque es muy delicada, deberás limpiar tu rostro sensible con productos suaves como el agua micelar. Según un estudio publicado en la American Academy of Dermatology, esta sustancia no da irritaciones debido al bajo nivel de tensoactivo no iónico que posee.
  • Hidrata: luego de la limpieza usa cremas hidratantes y protectoras, especialmente en invierno. Prefiere aquellas que tengan un factor calmante, como la manzanilla o la alantoína, así como aquellas con leche.

Beneficios de limpiar el rostro

Es importante limpiar el rostro, por ello, tienen otros beneficios que debes conocer para interiorizar la importancia de lavar tu cara todos los días.

  • Quita impurezas.
  • Evita las arrugas y retrasa el envejecimiento.
  • Estimula la suavidad y tersura.
  • Elimina grasa, acné, espinillas y puntos negros.
  • Mantiene la humedad de la piel y la oxigena.

¿Cuándo es necesaria una limpieza profesional?

Es importante que siempre acudas a una limpieza profesional. Esto es porque, con el tiempo, pueden juntarse partículas de maquillaje, grasa y contaminación en el rostro.

Por ello, es necesario ir con un profesional y él nos guiará mejor en cuanto a los productos que pueden mejorar las condiciones de nuestro tipo de piel. Según sean las características que tengamos, también nos pueden recetar productos especiales para el cuidado del rostro.

Cuida tu piel y sigue estos consejos para limpiar el rostro

Ahora sabrás que productos emplear para limpiar tu rostro, esto va más allá de un hábito estético. Buscan el bienestar de tu cara según tu tipo de piel. No olvides que en el mercado existen productos específicos para cada uno de ellos, es necesario que vayas con un profesional si tienes dudas sobre este tema.