Saltar al contenido

¿Es Riesgoso Usar Extensiones en el Cabello? ¡Guía con Consejos!

Las extensiones de cabello es un método de belleza que se trata en añadir secciones de pelo natural o sintético, para alargar o hacer más voluminosa la cabellera. A pesar, que es uno de los recursos estéticos más empleados mundialmente, contiene diversos riesgos.

         

Modelos de la talla de Naomi Campbell han expresado que las extensiones de cabello les han traído varios problemas capilares. A pesar de esto, esos aditamentos se siguen empleando sin tomar medidas preventivas.

Tipos de extensiones de cabello

Hay distintos tipos de extensiones para el cabello. Las mismas se diferencian en la manera en que se adhieren al pelo o al cuero cabelludo. De la misma manera, las técnicas que se emplean para su fijación determinan variaciones en su grado de riesgo.

Extensiones con adhesivos

En este caso se utiliza un pegamento especial para adherir las extensiones al cuero cabelludo. Deben ser situadas y retiradas por un peluquero, y los adhesivos que se emplean tienen que ser hipoalergénicos, aunque muchas veces no lo son.

Extensiones por trenzado

Es un método muy empleado y también una de las más dañinas para el cabello. Se trata en hacer coronas horizontales con trenzas muy finas. Estas quedan ocultas en medio del pelo y las extensiones se cosen a esas trenzas. Lo bueno, es que no se emplean químicos ni calor; lo negativo, que genera una fuerte tracción y peso.

De anillas o grapas

Son semipermanentes, que duran fijadas al pelo por un lapso de entre dos y seis meses. En este método a se toman mechones de cabello y se unen a una extensión, mediante una anilla o grapa. El medio debe hacerlo un peluquero profesional, ya que, genera una fuerte tracción sobre el pelo.

Silicona y queratina

Es un método parecido a la de los adhesivos, es básicamente fundir la silicona o queratina sobre el cuero cabelludo para fijar allí las extensiones, se requiere de mantenimiento cada tres o cuatro meses. Para la fijación debe utilizarse calor, aire comprimido o ultrasonido. De lo contrario, puede generar tracción sobre el cabello.

Fijación con clips

Los mechones de pelo que se adicionan tienen uno o diferentes clips que se pueden enganchar al cabello. Después, se retiran como se haría con una hebilla o un gancho de pelo. Generalmente, se emplean en ocasiones específicas y solo por unas cuantas horas.

¿Cuáles riesgos existen?

Ninguno de los tipos de extensiones de cabello es inofensivo, pero, las técnicas más dañinas son aquellas que tienen mayor tiempo de permanencia.

Caída del cabello

Es uno de los riesgos que se encuentra en casi todos los tipos de extensiones. Ya que, estas se encuentran fijadas al cabello, impiden que este se desprenda de forma natural. Esto puede llevar a que cuando se retiren haya una caída brusca y voluminosa de las hebras de pelo.

 
 

Irritación mecánica crónica

Las extensiones practican tracción o tirantez en los folículos pilosos. A largo plazo esto puede atrofiarlos y, en consecuencia, hacer que el pelo se vuelva más fino. En los casos más graves aparecen placas alopécicas o zonas calvas en diferentes sitios de la cabeza. Si las extensiones dejan de emplearse, el proceso es variable, de lo contrario no.

Deterioro

Las extensiones pueden dañar la cutícula del cabello, esto genera la disminución del brillo y de la vitalidad del pelo. Posteriormente, puede originar encrespamiento o fragilidad, con la consecuente rotura del mismo.

Lesiones en el cuero cabelludo

Existen ocasiones en que las extensiones de cabello generan lesiones en el cuero cabelludo. Generalmente, es posible que den lugar a foliculitis, que es la inflamación de los folículos pilosos. Si esto llega a pasar, aparecen unas pápulas rojas que, se llenan de pus, provocan picor y dolor.

Reacción alérgica

Aunque no pasa a menudo, hay personas que tienen una reacción alérgica a los pegamentos utilizados o a las mismas extensiones. Si esto llega a ocurrir, es importante removerlas de inmediato y consultar al médico.

¿Se recomienda el uso de extensiones?

Generalmente no se recomienda el uso de extensiones, ya que, todas ellas contienen algún riesgo. Si hacerlo es necesario para una persona, lo importante es emplearlas con moderación y solo de manera ocasional.

Lo ideal es que no dupliquen la longitud del cabello natural para que no realicen una tracción desmedida. Igualmente, lo correcto es que vayas con un experto de la peluquería para que aconseje que modalidad de extensión es la correcta, según el tipo de cabello y la calidad de la salud capilar.

Recomendaciones para el uso de extensiones

En caso de optar por las extensiones, lo correcto es elegir la de cabello natural y no sintético, ya que, son más sencillos de lavar y conservar. Al mismo tiempo, se debe realizar una buena rutina de cuidado para minimizar los posibles efectos contrarios.